Departamento de Cultura y Política Lingüística

Entre lo visible y lo invisible. Estudio, conservación y restauración en el museo
Fechas:
05/04/2022 - 25/09/2022
Museo:
Museo de Bellas Artes de Bilbao
Descripción:

Desde 2001 Iberdrola forma parte del Patronato de la Fundación Museo de Bellas Artes de Bilbao y contribuye a su misión apoyando dos de los ejes fundamentales de la gestión del museo: la conservación y restauración de las obras de arte, y la investigación y difusión del conocimiento sobre la colección. Con estos objetivos, y desde hace casi una década, Iberdrola respalda de forma fundamental el Programa anual de Conservación y Restauración, que ha hecho posible el tratamiento de numerosas obras de arte de muy diversa cronología y con técnicas de ejecución artística muy variadas.

Esta exposición pone de manifiesto el éxito de esta colaboración al reunir un amplio conjunto de piezas que han sido objeto de las restauraciones más señaladas en todos estos años, incidiendo de manera especial en las tratadas en el programa 2021.

El extraordinario trabajo desempeñado por el Departamento de Conservación y Restauración del museo -que inició su ya larga trayectoria en 1975- queda reflejado en los resultados de las intervenciones, que se descubren tanto al contemplar las propias obras como a través de la documentación que las acompaña sobre los tratamientos aplicados y las investigaciones que previamente han sido para ello llevadas a cabo.

Mediante la investigación documental y la aplicación de técnicas de análisis científico, se obtiene información relevante sobre la historia material de cada una de las obras. La luz ultravioleta aporta datos sobre su superficie, la reflectografía infrarroja accede a niveles profundos de la capa pictórica, la radiografía revela aspectos estructurales y constructivos, y el estudio estratigráfico profundiza en el conocimiento de la materia pictórica. A menudo, se realizan además análisis químicos que informan sobre la naturaleza de los pigmentos, los materiales de carga, los aglutinantes y los barnices. Igualmente, se estudian los tejidos empleados como lienzo, las maderas de los soportes y los materiales escultóricos.

Toda esta información requiere de una visión interdisciplinar que hace posible evaluar el estado de conservación de las obras objeto de estudio, diagnosticar posibles patologías y determinar su tratamiento adecuado. Junto con ello, permite una aproximación al modus operandi del artista y, por tanto, un análisis de aspectos estilísticos y conceptuales que aporta valiosa información para, por ejemplo, poder datar un bien cultural. De este modo, el Departamento de Conservación y Restauración colabora de manera importante tanto en el estudio de las obras de arte como en la difusión de este conocimiento entre el público y, por supuesto, la comunidad científica.

La especificidad de la colección del museo -su extensión cronológica y la variedad de objetos artísticos que alberga- precisa de esos estudios y análisis previos especializados y de manos expertas capaces de aplicar una variada tipología de tratamientos a pinturas, retablos, tallas policromadas, esculturas en marfil y madera, cerámicas y esmaltes, estampas y acuarelas, que son algunas de las técnicas y soportes que se muestran en esta exposición. Todos ellos dan una idea de la labor altamente cualificada que se requiere para su correcta conservación y, en su caso, para su restauración.

De este modo, pinturas tan reconocibles de la colección y restauradas entre 2013 y 2021 como las de Pere Nicolau, Jan Mandijn, Pieter Fransz de Grebber, Ignacio Zuloaga, Balerdi, Isabel Baquedano o Vicente Ameztoy se exponen ahora bajo un nuevo prisma que pone al descubierto su historia material con las intervenciones de conservación y restauración a las que han sido sometidas a lo largo de su historia y que, en muchas ocasiones, son invisibles.

A ellas se unen en esta muestra las que han sido tratadas el pasado año 2021. Son obras tan destacadas como Maternidad (1895) de Ángel Larroque, un crucifijo en marfil del siglo XVI de autor anónimo italiano -donación de la familia Larrea Gayarre que ahora se presenta por vez primera- o el emblemático mural Guernica y dos obras más de Agustín Ibarrola donadas por la familia del pintor, que actualmente se exponen en la sala 32. Otras son menos conocidas por el público, como es el caso del tríptico Llanura en primavera (1987) de la pintora donostiarra Marta Cárdenas, adquirido con las aportaciones de los Amigos del Museo en 2020.

Patrocinio:
Programa Iberdrola-Museo